Tejo, el tejón

Una dieta equilibrada ayuda a nuestro amigo a estar sano y en forma.
Este tejón comía más de lo que su cuerpo necesitaba e indudablemente enfermaba.

La mona Nona

No siempre podemos ”salirnos con la nuestra”.
Una caprichosa monita se enamora locamente y cambia su manera de ser.

Vallo el caballo

Una vez al año no hace daño. Un miedoso caballo acaba yendo al dentista para conservar su dentadura sana.

Quito el mosquito

Un presumido mosquito se resiste a ponerse las gafas porque cree que llevándolas no lo verán tan guapo.

Lolo el toro

El arte no es matar en la arena. El dueño de la finca de este cuento no vende a sus reses para sacrificarlas por dinero y diversión.

Tere la liebre

La fama no lo es todo. Una jugadora de élite, ayuda a los más desfavorecidos.

Amador el castor

Un altruista castor socorre a un pajarillo que está en peligro y la mamá de éste le ayuda a construir su refugio.

Lupo el pulpo

La nobleza no es la más visible de las bellezas. Lupo no sólo es diferente a los demás pulpos por su aspecto físico, sino por el interior.

Serafín el delfín

Nada hubiera sido más importante para Serafín, que tener a su madre a su lado en su infancia.

Juanito el pollito

Respetar a la naturaleza es un bien para todos. Un mal alumno se convierte en un estupendo profe que no sólo enseña a sus alumnos cultura general.

Millo el potrillo

Igualdad de sexo y condición. La hermana de este potrillo, una valiente yegua, lucha por la libertad y la igualdad de condiciones.

La gatita Mirella

Mejor callar que errar. Una sincera gatita tiene más de un problema por querer decir siempre la verdad.

Gino el pingüino

La belleza no te salva el pellejo. Las alitas de Gino, aunque pequeñas, son perfectas para cubrir sus necesidades.