El burro Curro

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

Curro era un burro testarudo y cabezudo
que a todos dejaba de una pieza
pues cuando algo se le metía en la cabeza
tranquilo nadie vivía
hasta que él lo conseguía.
Se le ocurrió un día que a la linda Nadia conseguiría
si ella de su gran fuerza sabía.
Nàdia era una yegua hermosa
con la crin dorada más vistosa
que jamás se vio en Tolosa.
De esbelta figura
y delicada finura
ninguna estaba a su altura.
Curro intentó deslumbrarla
y decidido a conquistarla
pidió a sus buenos amigos
dos grandes sacos de higos
que a su amada cargados a las espaldas llevó
y en el intentó casi pereció.
La dulce Nadia del suelo lo recogió
y una buena reprimenda le echó:
“Más de lo que tu cuerpo puede aguantar
nunca debes rebasar.
Tienes que ir practicando
cada día un saco cargando
tu cuerpo se irá acostumbrando al peso
y evitarás quedarte un día tieso.
Todas las cosas requieren su tiempo
si no quieres morir en el intento”.
Curro el sabio consejo de Nadia siguió
y en un listo y forzudo burro se convirtió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s