Gueltruz el “movido” avestruz

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

Gueltruz es un avestruz que no para quieto
pues es muy nervioso e inquieto;
con la paciencia de la “profe “en el cole acababa
quien deseando irse a su casa estaba.
Normalmente en clase lo castigaban
y sus compañeros de eso se aprovechaban
pues si mal ellos actuaban
a Gueltruz era a quien culpaban
y a nadie esto extrañaba
pues él mal siempre se portaba.
Gueltruz ni se enteraba,
seguro que ni le importaba
pues en otro mundo parecía que estaba:
Con nada se entretenía
con poco se distraía
por eso algunos le tenían manía.
A veces al patio no salía
pues bien los dibujos no hacía;
por la ventana a su querida hermana veía
y lloraba, suspiraba  y sus ojos frotaba
porque de menos la echaba
y con ella muy bien se llevaba.
Era la única que lo entendía,
a buscarlo a veces venía
ya que el castigo no entendía:
¡Cómo por no saber dibujar
a su peque podían castigar!
Su mamá con la “profe “fué a hablar
pero el castigo no era por no saber dibujar
sino por en clase atención no prestar.
La profesora le aconsejó darle una medicación
para con ella frenar tanta alteración…
La mamá así lo hizo
pero casi mató a su hijo
pues las pastillas lo dejaban tan adormilado
que siempre estaba cansado y apesadumbrado,
ya no corría, casi ni se movía
no sonreía ¡ni siquiera él parecía!
Pero como ya a nadie molestaba
a todo el mundo agradaba
y el problema se acababa..
Verlo así a su hermana extrañaba
angustiaba y preocupaba,
pues con ella ya no jugaba
apenas ya ni le hablaba.
Al pediatra de Gueltruz explicó su preocupación
y éste de un especialista le dió la dirección
quien era tan excelente y eminente
que mientras con Gueltruz hablaba
ya sabía lo que le pasaba:
El pequeño de mala fe no actuaba
sólo era que nada lo motivaba
ni su atención despertaba,
en clase se aburría
pues todo ya sabía.
El buen doctor con la profesora se reunió
el “problema” de Gueltruz le explicó
y su colaboración pidió
pues no debía siempre castigarlo
sino intentar ayudarlo
para entre todos educarlo.
La profesora entonces tuvo más paciencia
pues le encantaba la docencia:
las clases al peque reforzaba
y que fueran más amenas procuraba
a sus padres cada día explicaba
cómo Gueltruz poco a poco avanzaba
y como un buen equipo entre todos formaron
la atención del alumno reforzaron
y con el “problema” de Gueltruz acabaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s