Enzo, un innato “payador”

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

Enzo, es un tímido puma de Uruguay, para él el país más “guay” …
le encantaba hacer de “payador” era como se lo pasaba mejor;
Su papá y él componiendo canciones disfrutaban,
juntos los domingos con el grupo ensayaban;
papá Jorge era un experto del tambor piano
pues lo aprendió a tocar siendo bien “enano” …
pero no le importaba a Enzo acompañar
cuando en casa sin vergüenza se atrevía a “payar” …
En “Las noches de Nostalgia”con sus amigos fantaseaba
pues ser “payador” famoso era lo que en verdad deseaba.
Recorriendo el mundo entero con su arte se veía
quizás con el mismo “Eminem” escenario compartiría,
unas rimas modernas haría y su estilo encantaría …
Lo cierto es que muy bien se le daba
¡A cualquiera al que retara a rimar ganaba!,
Su mamá, Giovanna, a risa se lo tomaba
pues pensaba que su Enzo en broma hablaba,
pero cuando sus planes a sus papás explicó
la “cosa” cambió y Jorge mucho se enfadó:
Tocar el “candombe” era la tradición familiar,
a todos los suyos iba a decepcionar,
¡patrimonio cultural era considerado
por tanto para ellos un bien preciado!
Pero qué futuro ser “payador” tenía,
¿Hablar en rimas de qué servía?
El puma a papá intentó explicar,
que su sueño era a “payador” llegar
pero Jorge de eso no quería ni oír hablar …
Varias generaciones habían seguido esta tradición
y ser “payador” para él, sería una gran traición;
tampoco con su tambor lo podría acompañar
pues la “payada” con guitarras se debe tocar.
Le dijo que no le diera “la murga” ni que “milongas” le contase
y que en sus buenos y caros estudios su atención centrase…
Enzo con papá no quería discutir
pero su deseo no podía dejar morir
y en secreto su sueño tenía que cumplir.
En un garaje los fines de semana con sus amigos practicaba
y todos pensaban que era un genio de “la payada”;
así es que mientras estudiaba y a papá no defraudaba
para ser “payador” también se preparaba …
Y llegó el día de “Los carnavales” y con ellos los recitales,
Jorge muy contento estaba pues participar en ellos le encantaba;
como siempre, un buen concierto con su grupo dió
y al público con su recital de tambores encantó;
pero cuando los aplausos cesaron,
boquiabiertos se quedaron,
pues Enzo en escena apareció
y a los presentes con sus “payadas” encandiló;
Talento ciertamente tenía y había mostrado mucha valentía
pues,además, de esta manera ¡su timidez vencía!
Pidió perdón a sus papás por desobedecer
pero ellos entendieron que eso era lo que debía hacer,
porque no debían obligarlo a hacer lo que él no desease,
por mucho que una vieja tradición lo dictase …

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s