Salva, de zorrillo apestoso a héroe famoso.

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

Salva, el pequeño zorrillo de El Salvador,
está muy preocupado por su mal olor…
en perfumes glamurosos y jabones espumosos, se gasta su dinero ahorrado
pues con oler bien se ha obsesionado.
Aunque este olor sólo aparece cuando un peligro le acontece, Salva vive amargado y se llama a si mismo “el apestado”…
Si tan acomplejado no estuviera y mucha suerte tuviera, quizás como “cartero” lo elegirían y “el desfile del correo” presidiría; pero ilusiones no se hacía por el gran problema que tenía: si algo malo durante el desfile pasaba y éste hedor de él emanaba, la fiesta se acababa pues como el culpable lo delataba…
A Balde, que era el alcalde, quisiera el famoso pergamino entregar para que las fiestas pudieran comenzar;
con “los viejos de agosto” podría desfilar y a sus amigos en la fiesta acompañar: A Mona, que hacía de “gigantona”quien su máscara de hojalata llevaría y de noche iluminada se la vería o a su primo, el feriante, que de un grupo de payasos forma parte…
Todos en las fiestas participaban y durante el año con cariño las preparaban.
Pero Salva a candidato no se quería presentar, su mal olor en evidencia lo podía dejar y una gran decepción se iba a llevar. Su papá ánimos le daba pues sólo si en peligro el pequeño estaba, este mal olor él utilizaba y no debía temer, ya que en el desfile, nada malo iba a suceder… El zorrillo se dejó llevar por la ilusión de participar y al concurso de candidatos se fué a apuntar…
¡En realidad su sueño se convirtió pues para ser cartero el alcalde lo eligió!
El zorrillo no se lo creía, en las fiestas participaría:Sus complejos atrás había dejado, ahora esperaba este día emocionado…
Y cuando por fin llegó, al alcalde el pergamino entregó, quien con orgullo lo leyó y las fiestas inauguró…
Todos lo celebraban,juntos del famoso desfile disfrutaban:
El “Chichimeco” entre la gente sus piernas abría y parecía que sobre ellos se caía…
los más peques en rondas se unían, con ocurrentes rimas canciones divertidas hacían…
Pero alguien vino a empañar tanta alegría:una serpiente venenosa, en escena aparecía… a algún despistado picaría….
de hecho, una presa fácil a lo lejos ya veía: un pequeño armadillo que casi ni en pie se sostenía; sin embargo, con su malvado propósito no se salió pues Salva de su presencia se percató y dispuesto a ahuyentarla a su encuentro salió: de espaldas a ella se volvió y su fétido olor el zorrillo utilizó.
La serpiente aturdida de allí huyó pero Salva al instante se arrepintió pues todos su olor habían olido por la heroica reacción que él había tenido…
Nadie del olor parecía que se percataba pues que había salvado al pequeño era lo único que importaba…
Así fue como desde ese bonito día, Salva vivió con alegría pues por fin había aprendido que todo en la vida tiene un sentido y que su mal olor no debía avergonzarlo pues de cualquier peligro podría salvarlo….
Amigos, si nuestros defectos y complejos en virtudes convertimos seguro que mucho más felices vivimos.

3 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s