El gran dinosaurio Hugo

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

¿Queréis saber cuál era el dinosaurio más valiente que en el mundo hubo?
Pues sin duda debéis conocer la historia de Hugo;
Muy grande como su papá quería ser,
pero debía comer mucho para deprisa crecer …
Otros dinos a su edad, ya el cuello largo tenían,
jugando al baloncesto, siempre los triples hacían …
Hugo era muy buen jugador,
se lo decía su entrenador,
perfectas jugadas hacía y a su equipo ganar permitía;
pero el pequeño con esto no se conformaba,
pensaba que su cuello lo avergonzaba,
obsesionado con él estaba.
Su cabeza en la pared apoyaba
y allí donde ésta llegaba,
una raya hacía:
cada día se medía,
para ver si la raya subía,
pero ésta no se movía …
Un día, estaba con su amiga Leonor jugando,
cuando apareció un hombre que estaba cazando;
el cazador empezó a perseguir a Leonor
que muy lenta la pobrecita se movía,
pues a la família de los saurópodos pertenecía;
de cuerpo muy grande pero de patas pequeñas:
corriendo era patosa como las actuales cigüeñas …
Muy cerca de Leonor,
estaba ya el cazador
pero Hugo, armándose de un gran valor,
delante de él se detuvo,
distrayéndolo como pudo:
emitió algunos gruñidos
que más bien parecían gemidos
y agitaba sus patas delanteras
como si moviera unas banderas;
Había oído decir que los mamuts a los ratones temían,
a pesar del pequeño tamaño que éstos tenían,
así es que puede que este hombre miedo también le tuviera,
¡pues él muy pequeñito todavía era!
Y cuál su sorpresa sería,
cuando vió al cazador que con gran miedo huía;
pero lo que no vió el inocente Hugo,
es que su papá, detrás de él todo el tiempo estuvo …
El gran Allosaurus era… de él temía cualquiera…
y fué de papá de quien había huido el cazador
pero sólo lo vió su amiga Leonor
aunque no le dijo nada a su atrevido salvador,
pues Hugo, en el peligro no había pensado
cuando al hombre se había enfrentado,
y eso era lo que en un valiente sauro lo convertía,
no el pequeño o gran tamaño que su cuerpo tenía …
Desde ese día, Hugo, en sí mismo mucha confianza tuvo:
Sabía que tenía que comer para crecer
y así fuerte como papá conseguiría ser
pero para él ya no era una terrible obsesión,
dejó que la naturaleza cumpliera su misión:
Hugo, el valiente, esperó pacientemente
y el día llegó en el que tal estirón el jovencito dió
que la estatura de papá, con creces superó …
y fué el dino más querido y admirado por todos respetado.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s