Danso, el olvidadizo ganso …

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

Danso y su hijo adolescente, cada día están discutiendo,
siempre es por el mismo tema: cómo éste últimamente se está vistiendo…
El prestigioso y reputado abogado,
era por todos querido y admirado,
por eso su hijo no podía vestirse o comportarse de cualquier manera:
qué pensarían de él si algún conocido juntos los viera…
no dejaba a su hijo vestirse con la ropa que le gustaba
debía ponerse siempre lo que él le mandaba
pues si no ya se enfadaba y le gritaba.
Ridículo con sus estrechos pantalones le decía que estaba,
diferente a cuando con un “pantalón normal”se arreglaba;
¡Así sí que iba bien guapo y elegante
digno de tener un padre tan importante!
Y ese pelo… de colores… ¡y rapado!
¡O los aretes que en la nariz se ha colgado!
Puede que a otros les guste porque van a la moda
pero a Danso ir con su hijo de esta guisa, lo incomoda…
Un día, su anciano padre harto de oírlos discutir,
aún a riesgo de ser entrometido, se atrevió a intervenir:
-Perdona hijo mio si en lo que no me llaman me meto
pero ya estoy un poco cansado y quiero defender a mi nieto.
Pasadas historias te haré recordar para tu mala memoria refrescar…
Cuando tú ibas con tus pantalones de pata de elefante,
creías que eras moderno y que ibas muy elegante;
acuérdate que yo vestía siempre de etiqueta,
con mi lujoso e impecable traje de chaqueta…
tampoco cómo ibas vestido me gustaba
pero era la moda quien te marcaba,
a ti te encantaba aunque yo lo odiaba…
Hoy la historia ha cambiado y tú eres el anticuado,
a mí eso me decías, recordarlo deberías;
tu hijo es como tú eras, por más que reconocerlo no quieras
y te comportas como yo lo hacía y de nada me servía…
mira ahora en quién te has convertido,
y no importa cómo fueras vestido.
Janso ve las cosas conforme a su edad
a eso deberías dar prioridad;
le toca vivir su momento, de vestir como un mayor,ya tendrá tiempo;
los años te van enseñando a la vez que cambiando y madurando…
Su madre también quiso reprimirle su actitud
y burlonamente le recordó, cómo era en su juventud.
-”¿Te acuerdas de la larga melena que llevabas?
de que te preguntásemos si veías te extrañabas,
pues tus ojos cubrían ese flequillo rebelde
y lucías con orgullo tus mechas de color verde.
Mejor memoria deberías tener
y no querer tu voluntad imponer
porque no siempre los padres tenemos razón
por más que lo creamos de corazón:
la vida tiene etapas conforme a cada edad
y debemos pasarlas con dignidad …
de la “edad del pavo”habrás oído hablar,
pues que sepas que todos la debemos pasar…
Danso muy callado y pensativo a sus padres escuchaba
mientras asintiendo con la cabeza lo que explicaban recordaba.
Todo lo que le decía a su hijo que hacía sin sentido,
sus padres con él ,del mismo modo lo habían vivido.
Sin darse cuenta se comportaba como un pesado,
sin recordar que él había sido igual en su pasado.
Así es que humildemente su error tuvo que reconocer
y con su moderno hijo adolescente no volverse a meter.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s