Mirta, la científica mariquita

¿Quieres que te cuente un cuento recuento?

Mirta, era una mariquita ciertamente bonita,
para ser modelo se debía preparar
pero ella, de eso, no quería ni oír hablar.
El espacio exterior le encantaba,
viendo pelis de ciencia ficción disfrutaba:
con ser astronauta la pobre soñaba…
Eso sí la atraía de verdad…
¿Cómo sería volar sin gravedad?
¿Existirían los marcianos,
como decían sus hermanos?
Pero siendo como era, del jardín la más hermosa,
su destino era ser una modelo famosa;
con esto su mamá siempre había soñado
aunque ella nunca lo había logrado,
pues su madre de ayudarla no se había preocupado.
Mirta sí que todos los concursos de belleza ganaría,
ella misma, por supuesto,de eso se encargaría:
en la mejor modelo la convertiría.
Su hija sería diferente,se lo repetía constantemente:
su vida cambiaría,miles de viajes haría,
ropa cara vestiría, mucho dinero ganaría,
en una casa lujosa viviría…
para ella un orgullo seria y de la pobreza los sacaría…
Pero Mirta todas estas banalidades no deseaba,
por eso frecuentemente con mamá peleaba;
Quita, su madre,llorando la convencía:
que la mataría de un disgusto le decía
pues un infarto el día menos pensado le daría…
De esta manera, a su hija coaccionaba,
y Mirta para ser modelo ya se preparaba…
a complacer a mamá se resignaba
y a cumplir su sueño renunciaba.
Con su estilo y belleza todos los concursos ganaba,
en todas las pasarelas desfilaba
y Quita loquita de contenta estaba…
Del barrio se fueron,una mansión adquirieron;
Mirta debía tratar con seres que odiaba
y asistir a fiestas estúpidas que detestaba:
todo era falsedad, nadie la quería de verdad,
su codiciada fama y su dinero, era lo que todos veían primero
pero su mamá por fin era feliz y sonreía
que la famosa era ella erróneamente creía…
Sin embargo,para algunos eventos a Mirta rechazaban
porque no tenía “el perfil” que los patrocinadores deseaban;
no era nada personal pero su madre se lo tomaba como tal.
Ella quería que sólo su hija la protagonista fuera
de todo cuanto importancia en la moda tuviera…
Su vida empezó a controlar, ni la dejaba respirar;
no quería que tanto néctar comiera,
pues se podía ensanchar su cadera,
nada de permitirse un dulce o un capricho,
esto a su eficiente agente le tenia dicho.
A las pomposas fiestas asistiría,
si es que el protocolo lo requería
pero si una vieja amiga una fiesta iba a dar
ya sabia que con la famosa Mirta no podía contar…
La mariquita, delgadita se estaba quedando,
nadie se daba cuenta de que estaba enfermando
pero su poca energía se estaba acabando…
un día en un desfile Mirta se desvaneció,
fue entonces cuando mamá mucho corrió:
al hospital más cercano la llevaron
comer,cuidarse y descansar le recomendaron.
Quita un susto de muerte se llevó,
llorando amargamente se arrepintió,
a ser la mejor a su hijita había obligado
y casi con su vida podía haber acabado,
por querer su sueño truncado cumplir,
el futuro de su hija se había permitido decidir.
Así es que dejaría que por sí sola Mirta decidiera
si quería estudiar, trabajar, o hacer lo que ella quisiera;
pues de qué mejor manera su amor le podía demostrar
que dejándola escoger lo que la felicidad le podría dar.
Mirta pronto se mejoró y sus estudios retomó,
a todas sus amigas recuperó…
y si dónde está ahora os estáis preguntando,
a la Nasa directamente ya estáis llamando,
pues la ex-modelo su sueño pudo realizar
y consiguió por méritos propios allí trabajar:
en la empresa dedicada a la exploración espacial
es la mejor ingeniera medio-ambiental;
incluso, hasta “pelis” de ficción ha interpretado,
ya que con el hermano de su médico se ha casado
quien es un famoso actor de cine, para vuestro mayor alucine.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s